Herejías (ahora que Formell no está)

Imagen

Ahora que Formell ya no está creo que puedo decirlo. Supongo que sin él, estas palabras sonarán menos herejes.

No me gustaba bailar con los Van Van, lo que no quiere decir que no me gustara su música. Pata de palo no soy, pero después de que el songo se transformara en timba, no le podía seguir el paso. Demasiado rápido para mí, más dada a la llamada salsa romática, a lo Marc Anthony.

Ya lo sé, lo admito, es una herejía.

Mi hermana sí que sabe saborear un timbón de esos, apurados, con los pies en puntas porque no da tiempo a ponerlos completos sobre el suelo. (Se me pone la cabeza mala, dice).  A mí me gusta mirar a los que bailan, pero también me gusta aprenderme los estribillos. Y como algo tengo en común con Yeny Van Van (las libritas, obviamente), y como me da por hacerme la cantante de vez en cuando, tengo muy cerca en los afectos algunas de las composiciones de Formell, un tipo, ya lo han dicho, fuera de liga.

Me quedo con Marilú, Después de todo, Un año después, Yo no le temo a la vida, Agua, Sandunguera… Me quedo con la capacidad de poner en estrofas la vida de un país y su gente. Me quedo con la genialidad de condensar en estribillos sentimientos, pasiones, formas de asumir el día a día.

Al final es siempre así. Se va la gente y quedan semillas con el ansia de germinar a tiempo. Van Van sin Formell podrá no ser lo mismo, pero tendrá que intentar sin descanso no traicionar jamás lo que él construyó.

No hacerlo sí sería una herejía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s