Dónde están

Donde estána color
Si no fuera porque solo tenemos una vida y no hay otro mundo adonde ir a vivirla, no valdría la pena estar aquí y ahora. A México le han borrado a 43 muchachos como si se tratara de una hoja en blanco con rayones de grafito. Los montaron en un ómnibus sin destino y pretenden que la gente olvide. Suponen que, como a las hojas en blanco, se les puede escribir cualquier cuento o dejarlas así, vacías. Cuentan con que el silencio y el tiempo hagan su trabajo, y que la memoria, tantas veces magullada, se deje amordazar otra vez.
Ayotzinapa apenas estaba en el mapa mexicano, pero eso no era suficiente tragedia. Tenían que desaparecerle sus hijos, como a Juárez sus mujeres, como a Colombia, como a Argentina, El Salvador…, triste manera de ganarse un lugar en las noticias.
En las calles de México madres, padres, hermanos, gente común que sabe que cualquier día podría tocarles a ellos ser el 44, exigen justicia, que los devuelvan vivos, porque vivos se los llevaron. Casi a ultranza quieren mantener la fe, acaso lo único que les queda. Pero se necesita más que fe. Han comprendido que no son estos los únicos desaparecidos y que un gobierno que miente para encubrir su culpa o su incapacidad, nunca podrá cuidar a sus hijos. “Intentamos un cambio de país”, han dicho y no puedo dejar de preguntarme ¿lo lograrán?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s