Los cielos abiertos de Claudio Morejón

20170920_100307

La suerte de Claudio Morejón fue que aprendió a perderle el miedo a las alturas cuando era joven. 

Mientras era parte de la oficina del Interventor en Cunagua, en 1959, sucedió lo menos improbable en aquel pueblo de azucareros de piel crobriza y olor a melao: llegó una beca para ser piloto de aviones Mig-21 y Claudio, un muchachón entonces, pudo cumplir un anhelo no demasiado consciente, ni siquiera alimentado por su tío piloto de fumigación.

Yo creo que lo que quería era irse de allí, huirle al destino de machetero o técnico de calderas que estaba escrito al lado del nombre que le pusieron al venir al mundo. Por eso no hizo caso de los que le negaron la oportunidad una vez. A la segunda iría la vencida, porque no tenía certezas de que hubiera una tercera.

Hay quien en Cunagua, hoy Bolivia, no cree que el viejo fuera realmente lo que dice.

Pero existe un puñado de fotos amarillentas que confirman los días en que estuvo en China y en la URSS aprendiendo a dominar un avión de guerra. “Eso es lo más lindo del mundo”, susurra y se le encienden los ojos cansados de 76 años. Todavía añora las alarmas de combate, el corre corre en la unidad, el halón que da ese “bicho” cuando sube, la fuerza descomunal que ejerce sobre los huesos.

piloto-3.jpg

El único cuarto de mampostería de su casa de madera fue el que no resistió la ventolera infernal que el Huracán Irma desató sobre Bolivia en la madrugada del sábado 9 de septiembre. Ni él ni su mujer ni sus cuatro hijos estaban allí a la hora de los vientos y el agua filosa entrando por el techo descubierto. La conjuntivitis generalizada entre los vejigos los había hospitalizado a todos un par de días antes y ahí, en el policlínico del pueblo, pasaron lo peor.

Él sabe que lo peor habría sido que las vigas del techo hubieran caído sobre sus cabezas, pero no puede dejar de sentir que el huracán bombardeó su vida sin clemencia.

La suerte es que todo el entrenamiento de su juventud, cuando aprendió a controlar el vértigo, la presión en el estómago y a no cerrar los ojos cuando los cielos se abren, le sirve ahora, en medio del amasijo de tejas rojizas y tablas quebradas, para techar nuevamente su hogar.

Claudio Morejón fue piloto de combate y ahora es techador.

Posiblemente sea de los pocos que en el batey todavía conozca la alquimia para poner una teja sobre otra, la única herencia de su padre, techador oficial del central. Ahora que ya no puede ganarse la vida como aviador y que el retiro no le alcanza ni para empezar a criar a los muchachos que le llegaron en la vejez, desafía nuevamente las alturas, más por necesidad que por valentía o gusto.

Cuando hablamos, el viejo ya había reparado cuatro o cinco techos y tenía a la espera a un par de vecinos más. “Debo arrgelar la mía primero, porque tengo los truenos y la lluvia adentro de la casa”.

—¿Usted es muy carero?, indago.

—No mija, imagínate que le reparé la casa a un viejito que yo sé que no tiene nada, y al final me dijo “¿qué te debo?”, y yo le contesté que me diera lo que pudiera. ¿Sabes cuánto fue?: 50.00 pesos.

Una hora antes, Claudio Morejón, piloto retirado y techador por obligación, había comprado unas pocas viandas en un punto de venta de los que, después del ciclón, empezaron a sacar lo que días antes habían guardado.

— ¿Cuánto le debo, joven?, preguntó.

— 80.00 pesos.

DSC09016.JPG

 

 

 

Anuncios

Publicado por

Sayli

Soy "algo" que todos los días se (re)construye. Debo tener un punto de partida, un botón de inicio quizás, pero no lo encuentro. Tampoco la última orilla ni el malecón que me contiene. Escribo porque no se me da bien la política ni el sexo por dinero, lo cual me mantiene contando centavos, pero me deja dormir en paz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s