#EnlaRuta 22: Migración

Ruta22

Mientras esperan en la parada de la ruta 22, en Ciego de Avila, la mujer A  conversa con la mujer B. Vienen de la feria agropecuaria, con jabas enormes y cuatro latas de puré de tomate cada una. Hablan de los precios, de las ofertas, de las colas. Hablan lo suficientemente alto como para que otros las escuchen. Oigamos:

– Pa´trá ni pa´coger impurso. Qué vaaaa…mija. Pa´lante, siempre pa´lante. Aunque yo te digo una cosa. Aquí en Ciego se vive bien. Hay comida, mija, quessloprincipai. Mira, con unosspeso ya resuervo la semana. Etas latas yo las vendo allá en el pueblo y le saco lo que invertí. Hay que luchalr, mija…

– Asímijmoes. Yo tengo una hermana que se fue pa Matanza, pero aquello etá caro. A mí que me dejen aquí, tranquilita. Yo tampoco viro. Ya toda mi familia vino pa´cá…

De lujos y madres constructoras

rojo Para Daily Sánchez Lemus, una amiga, una madre… que construyó con sus manos a Rojo y Protestón

Hay madres que no lo son. Llevan en el vientre una herida, o en el cuerpo las señas del dolor de parto, pero madres no son.

Hay madres que a la primera dejan al hijo a la buena de Dios, o a la mala, que el mundo ya está bastante jodido como para esperar milagros. Y se  van como si nada. Sin remordimientos. Algo peligroso sucede cuando la gente no tiene remordimientos. Algo definitivo sobrevendrá cuando nadie tenga remordimientos. Seguir leyendo “De lujos y madres constructoras”

Aviones

Imagen

Un avión de guerra ha sobrevolado la ciudad.

El ruido ensordecedor hizo voltear los ojos al cielo mientras la tierra se estremecía bajo los pies. Pero no sentí miedo.

La gente sonreía y miraba con atención. Era un espectáculo inesperado. “Mira como hace piruetas…”, decían.

Andro, mi vecino de ocho años, alzó los brazos y, con ambas manos, le dijo adiós.

Luego lo oí diciéndole a su abuela que quería ser piloto.

Pensé entonces en los niños, las mujeres, los hombres que, en otros lugares del mundo,

cuando sienten el tronar de un avión de guerra, lloran.

(Este texto es de 2011, de cuando no tenía blog. Me permito repetirme)