Los cielos abiertos que Irma dejó

Tomado de invasor.cu

Cuando las rachas de Irma dejaron amanecer en Ciego de Ávila al 9 de septiembre, miles de sus habitantes tasaron la debacle con nitidez. Y aunque “ver los cielos abiertos” era hasta entonces una expresión de buenaventura, desde ese instante no lo fue más: habían perdido sus techos. Al otro día, Raúl repitió en un mensaje que la Revolución no dejaría a nadie desamparado, pero el amparo no se ha traducido en un solo “idioma”. Hoy la ayuda intenta restituir el pasado y devolverle a “cielo abierto” su acepción antigua, paradójicamente, con un techo

https://social.shorthand.com/sayli_sosab/embed/nyq29EYmpn

Anuncios

Los cielos abiertos de Claudio Morejón

20170920_100307

La suerte de Claudio Morejón fue que aprendió a perderle el miedo a las alturas cuando era joven.  Continúa leyendo Los cielos abiertos de Claudio Morejón

Una meseta que te salve la vida

Bolivia. Una meseta que te salve la vida JORGE L. SANCHEZ III

Eusebio Banes Haití creía que no le tenía miedo a los ciclones hasta el viernes 8 de septiembre de 2017, en que casi se muere aplastado por el amasijo de tablas de palma y guano mojado que fue su casa. Continúa leyendo Una meseta que te salve la vida

En Falla no se murió nadie

Irma en Falla

Tomado de Invasor

 

Ella quería regalarle el aguacate, y él que no.

“Es lo único que puedo brindarles”, decía.

Y él que “no señora, guárdelo que usted lo necesita más”.

Parada en el marco donde antes hubo una puerta, María Elena no mira el destrozo tras su espalda, sino al frente. Mira, mas no ve nada. Pareciera memorizar dónde estaba cada una de las pertenencias que ahora yacen debajo de una masa deforme de guano, varas y bloques al que todavía llama “mi casa”.

Pero yo creo que ni siquiera está pensando.  Continúa leyendo En Falla no se murió nadie

Júcaro: “Esto no lo quiero volver a vivir”

Tomado de Invasor

Jucaro no quiero volver (9).jpg

Con los ojos enrojecidos, Miguel Brindis Cruz mira al mar, ahora manso y gris, y me cuenta la madrugada más dura que un pescador como él ha vivido jamás.  Continúa leyendo Júcaro: “Esto no lo quiero volver a vivir”

Júcaro traicionado por el mar. Nueve instantes

Tomado de Invasor

1.jpg

La suerte de Palmarito estaba echada desde que los pescadores empezaron a apisonar la orilla para hacer sus casas. Júcaro era un caserío que fue creciendo en los bordes de la “herradura” dibujada en la costa sur de Ciego de Ávila. A la izquierda Palmarito. A la derecha La Pulla. Un kilómetro al norte se acaba el pueblo.

Aunque de vez en cuando bloquearan esa idea, todos allí sabían que un día el mar vendría a recuperar lo que siempre le perteneció.

Continúa leyendo Júcaro traicionado por el mar. Nueve instantes