El secreto de Los Ramones

pan2-755x490 En el difícil año de 1994, Jesús Ramón Miller encontró el sentido de su vida. Parecería improbable porque esos fueron los peores 12 meses de la década del 90 en Cuba; el más duro del Periodo Especial; un tiempo de desesperanza y carencias materiales y espirituales llevadas al límite. Pero Jesús Miller, definitivamente, halló un rumbo y, pese a todo obstáculo, lo siguió como poseído por una certeza inexplicable, como si se tratara del mítico hilo de Ariadna y al final de la hebra estuviera, nada menos, la salida del Laberinto.
En honor a la verdad, los desafíos de esa época fueron tan o más complejos que el Laberinto, tan o más temibles que el Minotauro, tan o más definitorios que la propia proeza de Teseo. Por eso a Jesús Miller no le quedó otra alternativa que imponerse al tiempo y las circunstancias y, aunque es hoy un ícono desconocido, opacado por su creación, no pierde las ganas de hacer.
Cuando en Ciego de Ávila se lee en la pequeña etiqueta que acompaña las ya popularísimas galletas de mantequilla o los inigualables palitroques de ajo el nombre de Los Ramones, habría que leer también la historia de un hombre que encontró en la panadería, justo en 1994, el sentido de su vida. Continúa leyendo El secreto de Los Ramones

Anuncios

Cancelado

Imagen

Dicen que cuando uno ve películas en 3D es como si estuviera dentro del televisor y casi pudiera tocar a los personajes. Dicen que la primera vez que alguien vio una película en 3D dio gritos de espanto, porque pensó que el tren le venía encima. Dicen que lo mismo pasó con el cinematógrafo de los Lumiere, también con un tren. Dicen que hay que usar unas gafas especiales, porque si no, no se nota la diferencia. Dicen que es lo máximo, y puede ser que exageren. Aquí es normal. Continúa leyendo Cancelado