Hijo de Tigre

Hijo de Tigre

(Publicado en OnCuba)

A este Roger todavía no van a verlo  jugar al estadio ni a pedirle autógrafos. Pero irán. Es hijo de Tigre (la denominación “animal” del equipo de béisbol de Ciego de Ávila) y por eso, en algún momento, empezarán a oscurecérsele las rayas. Continúa leyendo Hijo de Tigre

Anuncios

¡Dame un electroshock y después hablamos de pelota!

triunfan los tigres

El out 27 es un electroshock, un corrientazo en la memoria. Después, todo es alzheimer feliz, euforia que borra la incertidumbre, los miedos, el vértigo. Cuando el batazo de línea de Michael González murió en el guante de Raulito, no hubo tiempo para pensar.

Continúa leyendo ¡Dame un electroshock y después hablamos de pelota!

Parcelas

_DSC0398

Quiero pensar que en esta final del ‪#‎playoff‬ pesó más la coyuntura política relacionada con la ‪#‎CumbrePanamá‬ que la empecinada parcialidad que se adivina en algunos medios nacionales, no únicamente relacionada con el deporte, pero exacerbada en días de campeonato.

No voy a abundar en que habría que ver cómo hubieran sido las cosas si el campeón fuera uno de los “cuatro grandes”, porque eso me aguaría la felicidad y porque hasta yo, que no sé nada de pelota, entiendo que los cuatro grandes de antaño, hace rato que quedaron ahí mismo, antaño.

Y porque entiendo que, también, la #CumbrePanamá fue un momento digno de todos los titulares, aunque todavía no haya claridad de lo que sobrevendrá después del apretón de manos entre Raúl y Obama, los elogios, el ofrecimiento de disculpas, las conversaciones, el aparente espíritu conciliador  y la palmadita en el hombro. Continúa leyendo Parcelas

Descubrimientos a la hora del play off

El Almirante genovés puso un pie en tierra y, luego de admirar el más hermoso paraje que sus humanos ojos vieran, encendió el televisor. La pequeña cajita le devolvía una imagen desconocida. Aquel nativo corría llevando entre sus manos una suerte de canasta de cuero y del cielo parecía caer argamasa de pan. Después, un fornido con cara de cacique blandió un madero cual sable de caballería y la bola, blanca como la harina, fue a dar al otro lado del potrero.
En el conuco vecino se escuchaba una algarabía de palabras como tubey, huracán, jonrón, fotuto, tayuyo. Los fanáticos gozaban de lo lindo, viendo por primera vez en tv lo bien que le quedaban a sus muchachos las ropas hechas con piel de tigre, y comiendo palomitas de casabe con aguazúcar. Continúa leyendo Descubrimientos a la hora del play off