Cubanos en Costa Rica: La solución que no llega

Albergues_FHM_3418_023
En Costa Rica hay habilitados 18 albergues. No todos los cubanos están acogidos allí. Algunos se han hospedado en hoteles

Poco ha cambiado el panorama desde que JP, mi amigo varado en Costa Rica junto a casi 4500 cubanos, accedió a contarme la odisea de su vida como emigrante durante el último mes.
Los cancilleres de Centroamérica, más los de Cuba, Ecuador y México, se reunieron en San Salvador , pero no llegaron a acuerdo alguno, al menos que se hiciera público. Nicaragua reiteró su postura de no permitir el tránsito de los emigrantes y la partida de dominó quedó, como dicen en las esquinas, trancada. Continúa leyendo Cubanos en Costa Rica: La solución que no llega

Anuncios

Cubanos en Costa Rica: a medio camino de un incierto viaje

maparuta

En lo adelante, mi amigo, que es el protagonista de este relato, se llamará JP. Me ha pedido que no publique su nombre y he accedido porque, a fin de cuentas, la que narra no es su historia. O sea, sí que la es: la ha vivido en carne y nervios. Pero la comparte con otros muchos y, como el hambre, repartida toca a más. En definitiva no es una historia, sino las historias.

Ahora mismo en Peñas Blancas y La Cruz, dos pueblitos de la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, hay más de 3000 cubanos a la espera  de una decisión que nadie sabe cuál será. JP es uno de ellos. Continúa leyendo Cubanos en Costa Rica: a medio camino de un incierto viaje

#Volvieron

4zQ6n4ob

Solo me falta verlos para cerrar el círculo. Raúl lo ha dicho hoy y le creo. Gerardo, Antonio y Ramón ya están en Cuba.
Apenas puedo contener la impaciencia, las ganas de verlos sonriendo, con una risa limpia, de oreja a oreja, con sus muchachas colgando del cuello, con lágrimas de felicidad. Ahora sí la felicidad es completa.
Tengo a mi vera unas palabras breves que han dicho ellos, emocionados, supongo que mientras le tomaban la tensión arterial y le revisaban la rodilla a Ramón, la hemoglobina, la cicatriz de la apendicitis a Tony.
Lo primero que han dicho es gracias. Y no puedo dejar de preguntarme si no debemos agradecerles, por toda la vida, lo que han hecho. Al resistir y no claudicar no solo han apuntalado las razones de Cuba, sino que han obrado el milagro. En todo caso, gracias a ustedes, muchachos. Gracias.
Su regreso trae de vuelta, también, un poco de civilidad a las relaciones entre dos países demasiado cercanos geográficamente como para ignorarse por tanto tiempo. El futuro se está escribiendo ahora mismo y en la primera página de esa historia nueva cinco hombres inscribieron sus nombres, para siempre. También Raúl y Obama han hecho lo que tenían que hacer.
Por el momento me dejo llevar por el júbilo, la alegría incontenible de saberlos aquí, como mejor regalo de Navidad. Luego habrá tiempo de pensar con cabeza fría qué significa realmente normalizar relaciones y hasta dónde moveremos las barreras.
Anoche mi vecino Michel, a quien yo le digo cariñosamente chino, le hizo una ofrenda a San Lázaro. Estoy segura que no le pidió por los Cinco, pero el viejo Babalú debió entenderlo así cuando el chinito decía “danos padre felicidad y tranquilidad”. Amén.

Definiciones (en tiempos del ébola)

Te digo que sí, que da un miedo del carajo pensar que se contagien; que un pequeñísimo error, apenas un desliz, pueda desencadenar el dolor,  la tristeza, la tragedia, es suficiente para multiplicar la zozobra. Continúa leyendo Definiciones (en tiempos del ébola)